jueves, 20 de agosto de 2015

SPA



Ella estaba ahí, dispuesta para él, la vio, y su mirada se perdía en cada célula de su cuerpo. 
Él había poseído a tantas otras, las tomaba cuando él quería y como quería,  pero no más de una noche por cada una y después de esa noche nunca más las volvía a ver aunque quisiese. Podía elegir y satisfacerse con cada una, no le importaba si fueran altas, bajas, flacas, gordas, bonitas, feas, blancas, morenas, jóvenes, adultas, maduras, con mucho dinero y con no tanto, con algún cargo o con ninguno, con buena reputación o sin ella, casadas, viudas, divorciadas, con hijos, sin hijos, ateas o religiosas, fuese la que fuese ninguna le decía que no, y entre ellas él se sentía el hombre más afortunado del mundo. 
Pero ella, ¡Oh! ella tenía algo que él no sabia explicar, tal vez era el perfume de su cuerpo, o el carmesí de sus labios... tomó entre sus brazos su cuerpo desnudo y la introdujo con suavidad a la tina, tenia para ella preparada agua con rosas y lavanda, lavó  sus castaños cabellos largos ensortijados con tal suavidad y dedicación como jamás se los habían lavado, y cada rincón de su cuerpo,  color marfil, era frotado con la delicada espuma de su esponja, se exitaba al ver el cuerpo frágil de su amada,(no tenía más de 20 años) la seco y la tomó nuevamente para colocarla en su pieza, seco sus cabellos y perfumo su cuerpo con aceites de rosas champagne lo colocaba de tal forma en sus manos para entibiarlo e ir aplicándolo en su cuello en sus senos endurecidos, e iba contando cada uno de sus lunares que ellos poseían tomaba su tiempo para masajearlos con sublime delicadeza, bajaba por la firmeza de abdomen,y en su sexo se detuvo a saborear la ternura de la inocencia, No había queja ni resistencia alguna, pero sabía bien que solo seria por esa noche y despues pasarían a buscarla como a las otras tantas, así que la hizo suya una y otra y otra vez, sería el primero y con certeza el último, ella fue, en ese corto momento, todas las mujeres que él deseaba tener. Amaneció junto a su amada de turno, había llegado la hora en la que vendrían a buscarla, pero no sin antes dejar de satisfacer su última corrida. 
Cojio aquel corto vestido azul oscuro que estaba dentro de un bolso y se lo colocó,  la peinó, maquilló sus labios de carmesí y calzó sus pies con aquellos zapatos plateados,  ella ya estaba lista, la Cargó y la colocó en  aquella cama bordada de seda blanca que hacía juego con su vestido y sus zapatos. 
-Señor Cornelio, buenos días, ¿está lista mi hija?
-Si señora(cojio su muleta y la invitó a pasar) ella esta lista tal como la quiere usted. 
-Esta linda. 
-Si señora, esta linda, parece dormida, y es que aquí en "Spa del más allá" tratamos a sus muertos como si estuvieran vivos.
-Gracias. 
-Gracias a usted. 




20 comentarios:

  1. Buenisimo Ana, oscuro y erótico, combinación extraña pero efectiva para el relato. Me gustó mucho. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mendiel me alegra que te guste. Besos.

      Eliminar
  2. El relato como ese Spa del más allá, emana un macabro juego de deseo necromántico y espiritual. Una gozada sin pausa y de efectivo e inesperado desenlace. Muy bueno, Ana.
    Saludos, compañera. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Edgar, sin duda alguna era su fantasía ppseerlas a todas aunque ellas ni enteradas jajaja

      Eliminar
  3. Un erotismo fuera de los cánones habituales, pero erotismo al fin y al cabo. Sorprendente final, Ana. Nos has conducido hasta él a través de una narración que atrapa. Me ha encantado! :)

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por pasar a leer, me alegra que le guste, Saludos y abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Genial relato, completamente original y diferente a los que se suele leer sobre estos temas. Un poco macabro. Me ha gustado mucho como lo has escrito. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me entusiasma su opinión y me alegra que le guste. Saludos.

      Eliminar
    2. Impactante, y el final más.
      Muy bien escrito.
      Un abrazo.

      Eliminar
    3. Gracias por pasar a leer. Saludos

      Eliminar
  6. Ana,
    Sorprendente y duro relato, la fascinación morbosa del hombre por poseer a esas mujeres muertas.
    Perfecto el ritmo sugerente que creas con tu relato y el final que te deja noqueado.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, voy aprendiendo de ustedes, me alegra que le guste. Saludos.

      Eliminar
  7. Macabramente fantastico Ana.
    Felicidades

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sr. Óscar, me entusiasma que le guste. Abrazos.

      Eliminar
  8. Muy buen relato. Con un toque de humor negro y terror.
    Me gustó mucho. Saludos, Ana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que le guste gracias por leer. Saludos.

      Eliminar
  9. Inesperado final!!! Muy bueno; me encanto!!

    ResponderEliminar
  10. Aunque yo también participé en este concurso erótico, de casualidad he visto que no había leído tu relato, y eso que creía haberlos leído todos. Pero bueno, he de admitir que pensaba que el protagonista podía ser algo en plan asesino y tal, cosa que tomaba fuerza con lo de preparar a la mujer con ropa y en cierta posición, como si fuera su modus operandi. No me esperaba que el tipo disfrutara con la necrofilia jaja. Así que me has sorprendido.

    ¡Un saludo y felicidades por el galardón!

    ResponderEliminar
  11. Suele pasar le digo y es que aveces se acumulan las notificaciones y uno da por sentado muchas cosas jajaja pero nada bien recibido tu comentario y gracias!

    ResponderEliminar